Controlar el apetito

0 Comentarios

Controlar el apetito

¿Cómo controlar el apetito? Esa es una de las primeras dudas que nos surgen cuando planeamos ponernos a dieta. Y es que lo peor de decidir hacer vida sana son las ganas irrefrenables de comer dulce -o grasoso– que nos invaden de vez en cuando.

Lo primero es tener claro que no se trata de hambre, sino de un ansia que responde a una relación inadecuada con la comida (quizá trates de solucionar comiendo tu estrés o tu mal humor).  ¡Saberlo es el primer paso para solucionarlo!

También debemos evitar dietas excesivamente hipocalóricas -a menos que lo indique el médico-, ya que provocan hambre real y no sientan las bases para una adecuada educación alimentaria.

Aquí te dejo unas pautas que te pueden ayudar a establecer hábitos de alimentación sanos y ligeros.

Lo primero es la motivación, eso está claro. Si realmente quieres adelgazar o comer más sano, te será más fácil introducir estos hábitos para controlar tus ansias de comer. Pero, ¿qué hábitos son esos?

  • Come cinco veces al día. Llegarás a cada comida con menos hambre, y te será más fácil controlar las cantidades.
  • Picotea sano. Lo que tomes a media mañana o media tarde debe ser también sano y nutritivo: fruta, un minibocadillo, un yogur desnatado…olvídate de snacks salados y bollería industrial.
  • Mastica despacio. Así a tu cuerpo le dará tiempo para decirte: “ey, ya estoy lleno”, antes de que sea demasiado tarde.
  • No hagas nada mientras comas. Ni ver la tele, ni trabajar, ni leer (hablar puedes, sí, sino tu familia quizá se lo tome un poco mal ;)). Estar centrada en lo que comes te hará más consciente de las cantidades.
  • Come siempre en el mismo sitio, idealmente en la mesa de la cocina, así, cuando estés en cualquier otro sitio no lo relacionarás con comida.
  • Sírvete tu ración en el plato y aleja la comida. Parece una tontería, pero cuanto más alejas la tentación, menos probable es que caigas en ella. En la misma lógica, coloca chocolates y chucherías (esto último mejor si no hay en casa) en el último estante de la despensa, ese al que solo llegas subiéndote a una silla.
  • Sírvete la comida en plato de postre. Los platos grandes provocan que los queramos llenar, pues visualmente creemos que hay menos comida de la que hay.

¿Cómo consigues tú controlar tu apetito?

Vía: Salood

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *