Mi “plan” para no engordar en Navidad… Menús sanos y moderación!!

0 Comentarios

Uno de los mayores peligros de la Navidad no son los eventos en si mismos, como las reuniones familiares que ya de por sí pueden ser de alto riesgo… Pero en realidad hay algo peor… Las comidas de Navidad!!!

Hay que reconocerlo, es un EXCESO y difícilmente, yo al menos, puedo luchar contra ello, pero esto no significa que debas dar todo por perdido y te lances a devorar la comida sin más.

En Navidad se puede comer mucho, es decir más de lo habitual, pero puede ser forma sana. Me niego a renunciar a aquellos platos y postres que me gustan de la Navidad pero hay muchas formas de disfrutar…

Quiero decir que hay una gran variedad de platos navideños y dulces, y múltiples formas de elaborarlos, ligeros, grasiento, etc.Y desde luego hay que compensar los excesos y buscar cierto equilibrio!

Vamos… que hago un alegato a la moderación y al sentido común :D en Navidad!!! Te apuntas??

Los menús de Navidad pueden hacerse más equilibrados de lo que piensas. Si planificas tus menús con tiempo y con cabeza (eso es lo más improtante) puedes sorprenderte y darte cuenta que se pueden cometer algunos excesos, pero de forma sensata.

A la hora de afrontar la Navidad, las cantidades es un aspecto importante pero la elaboración de los platos también.

Hay muchas formas de preparar los distintos platos típicos de la Navidad, las carnes, los mariscos y los pescados tienen diversas formas de preparación, por tanto si optas por las más ligeras como al horno, y acompañas tus platos con distintas guarniciones y salsas bajas en calorías.

Al final te darás cuenta que puedes elaborar un menú más equilibrado que si NO eliges platos realmente calóricos, con elaboraciones más grasientas (guisados, empanados, frituras, etc.) y bañadas en salsas y cremas ricas en nata, y con guarniciones copiosas. El resultado es bien distinto.

No olvides seguir con la recomendación de 5 raciones diarias de frutas y verduras, así que acompaña tus platos o entrantes con verduras y hortalizas, y no olvides introducir frutas tanto como guarniciones o como postre.

Hay muchos consejos que pueden evitar los kilos de más, como beber mucha agua, no saltarse comidas, masticar despacio, limitar los dulces y salsas,… Esos truquitos que a mí no me fallan están agrupados AQUÍ.

En cuanto a los postres…

Hay que ser realistas son autéticas bombas calóricas y abundantes en grasas, sobre todo grasas malas, las grasas saturadas que si no controlamos un poco lo que comemos podemos disparar nuestros niveles de colesterol y triglicéridos.

Pero lo dicho… me niego a renunciar al turrón de chocolate :D y algún que otro bombón de coco. Por cierto, he visto las calorías que tiene un bombón de coco y me he asustado, no sé para que miro esas cosas…

Si tienes que cuidar tu colesterol consume dulces con moderación y opta por los turrones duros y blandos, ricos en almendras, así como otros turrones con frutos secos, además de mazapanes y guirlaches. En cambio, deberías no probar los polvorones. Lo siento, aunque yo te diré que los odio!!!

Los polvorones se elaboración a base de manteca de cerdo o la mantequilla (es decir es una bomba de grasas saturadas, las llamadas grasa mala), mezcladas con harina y saborizantes como canela o limón.

Los frutos secos y las frutas desecadas constituyen una alternativa más saludable a los típicos productos navideños, sin olvidar que se trata también de alimentos energéticos.

Y luego están los postres de Navidad bajos en calorías como la compota de Navidad, la macedonia al cava, etc.

En fin… Después de Navidad, te contaré mi plan de recuperación, no? :D.

Y para terminar me gustaría saber cuáles son tus truquitos para no engordar en Navidad y si como yo te niegas a renunciar a tu dulce o plato favorito de la Navidad??

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *