¡Quiero perder peso! Dietas “oficiales”

0 Comentarios

dieta equilibrada

Ha llegado el examen definitivo, la última reválida, la prueba del algodón: quieres lucir bikini para el verano que ya, casi, está aquí. No te preocupes. Aún estás a tiempo de recuperar la figura espléndida que te hizo famosa en la playa el año pasado. Puedes recurrir a la dietas “oficiales”,  nos referimos a las que recomiendan endocrinos y especialistas en alimentación, que consisten en combinar algunos alimentos de forma equilibrada.

Normalmente, están precedidas de un estudio médico completo, que las personaliza. No son tan rápidas en sus efectos como otras dietas “de choque”, pero garantizan mayor duración en sus resultados.

Todas ellas son dietas que rebajan la ingestión de calorías al umbral de las 2.500, nivel a partir del cual un adulto sano comienza a perder peso.

Principios generales

Cada caso es un mundo, pero existen recomendaciones que pueden acerse extensivas a la totalidad de los regímenes.

  • Agua en abundancia: La ingesta de líquido tiene dos efectos beneficiosos. Por una parte, tiene capacidad saciante y por otra, facilita la asimilación y la digestión de los alimentos, con lo que se favorece la pérdida tanto de kilos como de volumen. Se recomienda beber, por lo menos, dos litros de agua al día.
  • Multiplicar las comidas: En todos los planes de adelgazamiento se propone realizar cinco comidas diarias. De esta forma, se pretenden evitar las grandes comilonas, provocadas por el apetito acumulado en periodos largos de abstinencia.
  • Ordenar los alimentos: No sólo importa qué comemos, sino también cuándo lo hacemos. Asimilar correctamente depende de qué alimentos les acompañen, por esto se recomienda ingerir frutas antes, y no después, de cada comida. La razón es que las grasas no se digieren bien si van acompañadas de la fruta.
  • Productos prohibidos: La tendencia actual es la de no prohibir alimentos, pero hay algunos que casi todos los especialistas coinciden en “desterrar”. Se trata de grasas de asimilación rápida como las harinas refinadas, la bollería o los chocolates. Tampoco se permite la ingesta de embutidos o grasas animales saturadas.
    Lo idóneo para seguir cualquier dieta es consultar al nutricionista, él es el que determinará cuál es el plan específico de adelgazamiento que mejor se adapte a nuestro metabolismo y necesidades. Teniendo esto presente, aquí tenéis unos modelos que pueden serviros.

Unas 1.500 calorías

Desayuno: Puedes tomar un vaso de leche semidesnatada o desnatada y un par de tostadas de pan integral con mantequilla o margarina. Puedes sustituir las tostadas por un puñado de muesli y una pieza de fruta. También puedes tomar el zumo de dos naranjas con dos galletas dietéticas o una infusión con un yogur o una pieza de fruta con un café con leche descremada.

Almuerzo: Una pieza de fruta o una tostada de pan integral con queso fresco. Puedes, asimismo, comer un yogur desnatado.

Comida: De primero, 250 gr. de verdura cocida o cruda aliñada con una cucharada de aceite. Como plato principal, carne de ternera, pescado o pollo a la plancha o asado. Para el postre, una pieza de fruta. Puedes acompañar la comida con una rebanada de pan integral.

Merienda: Una infusión sin azúcar (puedes sustituirla por edulcorantes artificiales). También un yogur o queso fresco y fruta, excepto el plátano.

Cena: Puedes alternar una tortilla de un huevo, o 150 gr. de fiambre o de pescado. Se puede acompañar con ensalada verde y fruta de postre.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *