Sobre la satisfacción sexual

0 Comentarios

relaciones

Todos (unos más que otros) ansiamos la plena satisfacción sexual. Algunos la guardan como un tesoro (en su justo valor). Otros la buscan sin recompensa. Hay quienes la recuerdan con melancolía, y quienes presumen de ella (no hace falta que recuerde el dicho…). El caso es que la insatisfacción sexual, cuando llega y se instala, hace mucho mal en el cuerpo y mente de sus anfitriones. El por qué de la visita responde a muchas y variadas razones.

Cada “insatisfecho” tiene su razón. E independientemente de eso hay épocas mejores y peores.

Pero hay una cosa clara, y es que la insatisfacción sexual, cuando es persistente, por causa de un disfunción sexual, no se va con el tiempo. La esperanza es lo ú”ltimo que se pierde pero sentarse “a ver qué pasa” no arreglará nada. Lo mejor que puedes hacer es buscar ayuda cuanto antes en este caso. Con el correcto tratamiento, te sorprenderá lo que puede cambiar tu vida.

A veces no solo estas disfunciones sexuales marcan periodos de insatisfacción sexual, ya que el abanico que la pueden causar es realemente amplio: desde la educación hasta periodos de estres, cansancio, presión, e incluso falta de actitud.

Casi todo estos problemas tienen solución. Y cuanto antes nos pongamos a ello, o busquemos ayuda, antes alcanzaremos la ansiada satisfacción sexual.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *