Vestidos babydoll Inocencia perversa

0 Comentarios

En esta línea babydoll, los diseñadores de pasarela más geniales se distancian de un concepto sexy que radica en mostrar las curvas de la mujer de forma explosiva en favor a un regreso a la dulce edad de la inocencia o un estilo mucho más näif. Una ternura sólo aparente, puesto que, en su interior, reside un alma femenina con mucho carácter.

El mundo no está hecho para aquellos que piensan en blanco y negro: nosotros preferimos el gris. Y no nos referimos a los colores en el vestir, sino a una forma de ver la vida que resulta más sutil, menos obvia.

El viaje hacia la tierna infancia se materializa a través de vestidos mini en blanco, chocolate o azul eléctrico, dotados de una fragilidad de época, pueril y en forma de materiales delicados como sedas de brillo ligero, organzas transparentes y batistas de lujo. Los minis de verano se llevan desprovistos de joyas y accesorios – con el objetivo de no restar protagonismo al vestido – y los contemplamos exclusivamente acompañados de un maxibolso o un zapato que acentúa la estetica babydoll – nosotros optamos por calzado de charol con tacón alto y pulserilla, tal y como lo plantea Chloé en propuesta de primavera-verano 2007.

Los bordados, volantes, chorreras y jaretas se sitúan en la parte frontal del vestido, coronando diseños llenos de movimiento y sensibilidad, que permiten mostrar unas piernas largas y bronceadas con el sol del verano. Marc Jacobs, Chloé, Celine, Zac Posen y Jill Stuart nos llevan de la mano a través de un paseo por los jardines del candor y el estilo de una mujer inocentemente perversa. Aquí tienes algunos ejemplos!

babydoll

babydoll

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *